EL NEBRAL

Cronica social

 

http://elnebral.blogspot.es/img/fiesta.jpg

 

 

La fiesta abrió sus puertas a las diez de la noche, pero los invitados empezaron a llegar a partir de las doce. Sería cosa de su condición o reflejo de su naturaleza, pero cuando se organizaban fiestas así, nadie se atrevía a salir de casa antes de las doce. La costumbre heredada de tiempos inmemoriales y nacida de las antiguas costumbres de la sociedad, hoy desusadas y obsoletas por el hábito común al trasnoche, tenía como fin el no ser vistos por quienes extra muros, pudieran caminar sacando al perro o, simplemente, pasar por ahí.

 

A la fiesta acudió una nutrida muestra de la alta sociedad. Fueron los primeros en llegar, el Barón de Ufarte - Alberrondo y su encantadora esposa (en la foto), ambos de rigurosa etiqueta y derrochando elegancia. Habíanse limpiado de gusanos y ácaros y lucían blancas sus osamentas.  Don Gervasio Piquer, llegó acompañado de dos bellas damiselas, ando alas a su fama de mujeriego incorregible y a pesar de que durante una fiesta celebrada en días anteriores, perdiera varias falanges de su mano derecha. Pudieron verse, además, caras conocidas como la de don Ildefonso Pi y Salacorrosa, doña María Toledano Huertas o el ex – deportista Flavio Blanco.

 

El evento, celebrado en la cripta principal del cementerio de San Martín, se prolongó hasta altas horas de la madrugada.

 

 

 

Comentarios

Mola taco.

Añadir un Comentario: